Descripción

Signo zodiacal: Tauro, Géminis y Virgo.    Chakra: Todos debido a la variedad de colores.

Se le denomina “la sagrada piedra astral” ya que potencia la espiritualidad, abriendo nuevos canales de percepción. Las Ágatas suelen presentarse en variedad de colores y debido a su abundancia, se han usado desde tiempos inmemoriales como amuletos para la buena suerte. 

Las ágatas son minerales que sirven para asentar las energías y aportar equilibrio físico, emocional e intelectual a la persona. Ayudan a centrar y estabilizar la energía física.
Tienen el poder de armonizar el ying y el yang, fuerzas positivas y negativas, además de calmar y aliviar.
Psicológicamente facilita la aceptación de uno mismo fomentando la autoconfianza, ayuda a mejorar la concentración, la percepción y las habilidades analíticas de uno mismo.
Emocionalmente te ayuda a superar la negatividad y la amargura del corazón, sana la ira interna y fomenta el amor y el coraje.
Te eleva la conciencia y la vincula con la colectiva, anima a la contemplación y a la asimilación de las experiencias de la vida a nivel espiritual.
A nivel curativo, el ágata estabiliza el aura eliminando o transformando las energías negativas.

A nivel físico, ayuda con los problemas cardiacos, combate el insomnio, fortalece el hígado y los riñones y purifica la piel. Puede ayudar en dolores de cervicales, mandíbulas y dientes, dolor de estómago, mejorando la digestión, también es eficaz contra las náuseas. Puesta sobre el estómago  estimula el proceso digestivo y alivia la gastritis; cura problemas oculares, estomacales y del útero; limpia el sistema linfático y el páncreas, fortalece los vasos sanguíneos y cura problemas de la piel.

A continuación se listan algunas de las propiedades brindadas por el Ágata según su color:

  • Ágata amarilla: equilibrio emocional.
  • Ágata azul: serenidad, calma e intuición.
  • Ágata naranja: creatividad, imaginación.
  • Ágata roja: fuerza, energía luchadora.
  • Ágata marina: comunicación, fidelidad.
  • Ágata marrón: energía emocional y cósmica.
  • Ágata verde: alegría, activación de la circulación.
  • Ágata botswana: calma, equilibra y oxigena el cuerpo físico.

 

Fuente: Exploradores de luz