Descripción

Signo zodiacal: Leo, Libra y Sagitario.    Chakra: Tercero – Plexo Solar.

El ámbar no es un mineral propiamente dicho. Se trata de una resina fosilizada con, al menos, 100.000 años, aunque la mayoría de piezas suelen tener millones de años. El ámbar está clasificado como un compendio orgánico. Se usa desde la antigüedad como una piedra sagrada y de curación. Sus propiedades tanto para la mente como para el cuerpo son muy numerosas y por ello ha sido muy apreciada desde hace milenios.

Ayuda a regenerar los tejidos del cuerpo y además, cambia las energías negativas del cuerpo por energías positivas, lo que hace que sea especialmente eficaz a la hora de curar enfermedades. De hecho, esta propiedad se relaciona directamente con la resina de la que está formada un ámbar. La resina sirve para cicatrizar heridas y lesiones del tronco de los árboles y de la misma manera, el ámbar ejerce esa función en el cuerpo.

El color amarillo-dorado del ámbar lo relaciona directamente con el poder del Sol y por ello, transmite alegría, energía y vitalidad. Elimina el estrés y hace que tanto la mente como el cuerpo se mantengan fuertes y estables. Al mantener clara y despejada la mente, el ámbar es un gran potenciador del intelecto además de ayudar a tener pensamientos positivos que mejoren el humor. De la misma forma, ayuda a las personas con timidez consiguiendo que hablen con más contundencia y en un tono de voz más alto al sentirse más seguras consigo mismas.

 

Fuente: Significado de las piedras